Ir al contenido principal

Somos CHRISTUS Muguerza.


La década de 1860 se caracterizó por numerosos eventos políticos, culturales y militares en diversas partes del mundo. Estados Unidos de América libró su guerra civil entre 1861 y 1865 bajo la presidencia de Abraham Lincoln y en México se instituyó en 1864, a partir de la segunda intervención francesa, el Segundo Imperio Mexicano gobernado por Maximiliano de Habsburgo como emperador del País. A nivel local, en Nuevo León pocos años antes de esta década, se estableció (1854) la fábrica de textiles La Fama, primera gran industria en la región, y en 1867 se estableció la primera diligencia entre los Estados Unidos y México; esta línea corría de San Antonio a Monterrey y se recorría en seis días.

El 21 de septiembre de 1886, Claudio María Dubuis, Segundo Obispo de Texas y primer Obispo de Galveston, escribió a Sor Angelique, —superiora de la Orden del Verbo Encarnado y el Santísimo Sacramento, una orden religiosa de clausura, en Lyons, Francia— una carta solicitando religiosas para atender a los enfermos y niños huérfanos de su diócesis. La carta que monseñor Dubuis escribió refleja un llamado persuasivo y dinámico: “Nuestro Señor Jesucristo, sufriendo en una multitud de enfermos y desvalidos de todas clases, espera el alivio de vuestras manos”.

Sor Angelique respondió a esta solicitud urgente y tres hermanas, María Blandina de Jesús Mathelin, María Josefa de Jesús Roussin y María Ángela de Jesús Escudé, aceptaron la invitación y partieron a Galveston. El 1 de abril de 1867 las hermanas abrieron la St. Mary's Infirmary, el primer hospital católico de Texas; y desde aquellas fechas, el llamado de monseñor Dubuis continua a través de nuestra Misión “Extender el ministerio Sanador de Jesucristo”

Ciento cincuenta años después, CHRISTUS Muguerza —sistema de salud de propósito social y reconocido por su afiliación católica y parte de CHRISTUS Health, opera en México 9 hospitales, centros de atención médica, de rehabilitación, un sistema de ambulancias, clínicas comunitarias y una casa cuna— es parte de esta historia.

En CHRISTUS Muguerza somos una gran familia donde no tenemos un lugar de trabajo común, aquí tenemos un espacio divertido donde hacer lo que nos apasiona, enfrentando constantes retos para fortalecer competencias y habilidades. Aquí podemos soñar, crear, compartir, aportar con libertad, confianza y principalmente: crecer como personas y profesionistas.

Buscamos crear ambientes íntegros y honestos donde podamos contagiarnos de la energía y compromiso de todos los que aquí laboramos. En todo momento buscamos desarrollarnos al máximo, siendo el reflejo de los principios y valores que nos legaron hace 150 años las hermanas María Blandina de Jesús Mathelin, María Josefa de Jesús Roussin y María Ángela de Jesús Escudé.

Somos una organización enfocada en superar las expectativas de calidad en la medicina y crear experiencias memorables positivas en nuestros pacientes, y para esto trabajamos todos los días en vivir nuestra Cultura:

- Honor a nuestro Legado. Demostramos una conexión con nuestro legado y nuestra misión; Vivimos y reforzamos nuestros valores y espiritualidad.

- Confianza. Nos comprometemos con nuestras promesas, contamos con que los otros cumplirán su palabra, y honramos las confidencias

- Sentido del Compromiso. Estamos completamente comprometidos con los demás y con nuestro trabajo, y mostramos nuestro cariño y apoyo a la comunidad

-Responsabilidad. Nos hacemos responsables de nuestras acciones y actitudes, nos adherimos a altos estándares y establecemos expectativas claras para el cumplimiento de metas.

- Sentido de Urgencia. Creamos un sentido de la urgencia respecto a las cosas que más importan y mostramos afinidad para la acción.

- Diversión. Creamos un ambiente en el que es placentero trabajar. Somos alegres y nos apasiona el servicio.

Esto es lo que somos, somos CHRISTUS Muguerza.

Imagen: Página de Facebook Talento Christus: facebook.com/talentochristus

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr