Ir al contenido principal

Diversidad e inclusión; ¿somos “caristas”?

Diversidad. (Del lat. diversĭtas, -ātis.) 1. f. Variedad, desemejanza, diferencia. Inclusión. (Del lat. inclusio, -ōnis.) 1. f. Acción y efecto de incluir. 2. f. p. us. Conexión o amistad de alguien con otra persona. 
   www.rae.es

En nuestras empresas, hablamos de diversidad e inclusión (D&I), buscamos tener organizaciones que sean referentes de la inclusión, las oportunidades y el desarrollo personal, en el que todos pueden crecer y desempeñarse de la mejor manera; donde la abundancia de lo diferente, a la desemejanza sea visualizado como parte de nuestra cultura y lo podamos convertir en una ventaja competitiva.

En México una de las áreas donde hemos enfocado nuestro concepto de D&I es en asegurar oportunidades equitativas por género y orientación sexual (no son los único por supuesto, pero acaso y en mi experiencia, los principales).

Desde la diversidad se busca maximizar las experiencias, habilidades, talentos, perspectivas y variedad cultural que cada colaborador aportamos. Desde la inclusión respetamos y valoramos el aporte de cada uno de nosotros, acogiendo este aporte a nuestra Cultura. 

Cuando no gestionamos de manera correcta la D&I, nos genera conflictos, roces y malestares, creando un clima laboral negativo que nos impide alcanzar los objetivos comunes deseados. A nivel mundial: el 52% de la población es femenina, el 10% es blanca, el mandarín es la lengua materna más hablada seguida del español, aunque el inglés es el idioma común internacional; el islamismo es la religión más practicada, un 10% de la población tiene algún tipo de discapacidad o diversidad funcional. (fuente: Martín Padulla, staffingamericalatina.com)

Hace no mucho me encontré el artículo “Los feos están desapareciendo y con ellos el talento” de Lucy Kellaway (@lucykellaway‏), columnista del Financial Times, donde habla acerca de un elemento de D&I que quizá hemos obviado o pasado por alto, “los feos” donde señala que “no sólo hemos desterrado a los feos de los trabajos más competitivos, la sociedad educada también ha desterrado la palabra; nadie llama a nadie feo. Simplemente no se les contrata”

¿Qué hacemos por evitar estos juicios?; incluso Kellaway menciona en su artículo que estos prejuicios podrían estar más inculcados en nosotros de lo que creemos, y ejemplifica su caso: “ahora mismo me acaban de enviar los detalles de una persona que voy a entrevistar para algo e hice lo de siempre – lo busqué en imágenes Google y observé sus ojos bien separados y su mandíbula bastante fuerte. Mis prejuicios se empezaron a formar – y todavía no lo había visto con mis propios ojos” 

Nuestra reflexión debería ser: ¿Nos estamos volviendo “caristas” ya sea de manera consciente o inconsciente?

Epílogo.- Las organizaciones que no promueven la D&I tienden a volverse obsoletas, con Colaboradores con bajo nivel de compromiso y la pérdida importante de talento.

 _______

Contáctame: rogelio@humanleader.mx

Comentarios

  1. Si creo en este termino de "Carista" en ningún lado se presentan feos, si por algo llegan a mostrarse es señalando "la inclusion" vendiéndolo como producto de aspiración, al final cada quien puede tomar la ruta que mas le convenga según posibilidades, saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vuelo privado con American Airlines

MONTERREY, N.L. Diciembre 10, 2014 (Sala de última espera del aeropuerto). —Todos los grupos pueden abordar ahora el vuelo 1272 con destino a Dallas, Texas— advirtió de forma divertida, pero protocolaria la representante de American Airlines; tomó con formalidad mi pase de abordar y pasaporte; escaneó el primero y levantó el segundo a la altura de mi rostro para cotejarlo. Terminada la rutinaria revisión me sonrió al tiempo que apuntaba —Bienvenido Señor Segovia— Recorrí de forma rápida el anden de abordaje encontrando a mi paso rostros que reflejaban una mezcla de diversión y sorpresa para llegar finalmente a la puerta del avión y confirmar que tenía un flamante, nuevo (y vacío -por cierto) Airbus 319 a mi entera disposición. Los tres sobrecargos, Cindy, Linda y Julio, me recibieron con sendas sonrisas, tomaron mi abrigo y cuando iba rumbo a mi lugar, me invitaron a tomar asiento en primera clase; un ascenso previamente autorizado por el piloto de la aeronave. Me s

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

¿Por qué debemos estudiar humanidades?

Foto: Internet. ¿Qué son las humanidades? Las humanidades  pueden definirse y por lo tanto estudiarse desde una perspectiva académica; una publica como política de gobierno; o, desde una clasificación gubernamental-estadística para fines laborales. Bod, R. al preguntarse [1] ¿Qué son las humanidades?; señala que estas “son como la noción de "tiempo" en San Agustín: si no preguntas, lo sabemos, pero si preguntas, nos quedamos con las manos vacías” pero también apunta que “desde el siglo XIX, las humanidades generalmente se han definido como las disciplinas que investigan las expresiones de la mente humana”. Esta vaguedad trae a la mente la definición de Heidegger [2] del "ser" ya que “no sabemos lo que quiere decir "ser"; pero ya cuando preguntamos ¿qué es "ser", nos mantenemos en cierta comprensión del "ser"” Entonces, ¿no se puede define que son las humanidades?  La mayoría de las definiciones se centran en las ra