Ir al contenido principal

Juntitis: Entre el desencanto y el fin de la productividad.


"Las reuniones de trabajo deben iniciar con un reconocimiento a las tareas cumplidas con apego a los valores corporativos"
   #SHRM17

Las reuniones suelen tener una mala, muy mala reputación. Según el reporte de “State of the American Workplace 2017” de Gallup las reuniones laborales son una barrera a la productividad laboral, y son responsables de que los empleados se desencanten y retrasen en su trabajo. 

Gallup no sugiere que las juntas de trabajo deban eliminarse, sino que se “lleven con eficacia, y sean un punto con un objetivo primordial: compartir opiniones, colaborar y crear”; así mismo se debe establecer por el líder del proyecto las expectativas de la reunión, pero aún más importante, al final de la reunión deben quedar claros los acuerdos y próximos pasos.

De acuerdo a la consultora Robert Half International los empleados llegan a invertir hasta un 50% de su tiempo en reuniones de trabajo, donde casi un 28% no tienen razón de ser. Más allá de la numeralia, existen higiénicos que deben considerarse en al convocar juntas como asistentes necesarios, objetivo y temas a tratar; pero y si antes incluso de definir estos básicos nos preguntamos ¿realmente necesitamos esta junta?

Y si la respuesta indefectiblemente es —Si; si necesitamos esta junta —; que tal si cambiamos el dinamismo de las mismas. Si en vez de iniciar con la figura de autoridad (generalmente el jefe) iniciamos con un breve reconocimiento a las tareas cumplidas y objetivos grupales conseguidos en apego a los valores de la organización; ¿qué pasaría?; ¿cómo fluirían nuestras juntas (solo las que son absoluta y estrictamente necesaria; no olvidemos el 50% de líneas arriba) si regresamos a lo básico?; Si en vez de monólogos y largas peroratas nos enfocamos en el reconocimiento positivo y respeto al tiempo de los asistentes; y, si disminuimos las sesiones grupales y privilegiamos el contacto individual.

Epílogo.- Los empleados necesitan estar conectados emocionalmente a sus organizaciones, las juntas de trabajo no parecen estarlo logrando.

*foto tomada de Internet de: http://elvagodefarmacia.blogspot.mx/2016/08/la-juntitis_59.html 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

¿Delegar? No, no quiero ser despedido

🟢 Versión audio narrado por el autor disponible en  Spotify  y  Apple Podcasts En términos generales, al hablar de un líder destacamos dos grandes cualidades que todo el que aspire a serlo debe de tener: alcanzar las metas; y, mantener un buen clima organizacional. Y cuando pensamos en cómo desarrollar estas cualidades o competencias solemos citar tres: Conocerse a sí mismo; ser empático; y, saber comunicar. Pero hay una competencia que a veces solemos pasar por alto y que es una de las fortalezas de los grandes líderes: la habilidad de delegar , es decir el proceso para encomendar y responsabilizar a un colaborador de una tarea sobre la que tenemos responsabilidad y cuya realización nos incumbe. ¿Por qué es importante delegar? Básicamente por dos cosas, nos permite crecer dentro de una organización, y le permite a nuestros colaboradores seguir desarrollándose y por ende, también tener un crecimiento profesional. La delegación es la llave mágica del liderazgo;  te permite distinguirte