Ir al contenido principal

Como transformar la cultura de trabajo.

“It’s the Culture, Stupid”
   Anónimo

En la carta de apertura del reporte “State of the American Workplace 2017” de Gallup, Jim Clifton, CEO y Presidente de Gallup, comparte que la fuerza laboral de los Estados Unidos de América está compuesta por más de 100 millones de empleados de tiempo completo, pero solo una tercera parte de ellos aman su trabajo, es decir está comprometidos con su organización. 16% por ciento están totalmente desencantados y suelen ser agentes tóxicos en sus organizaciones y un 51% no están comprometidos, simplemente…están.

Lo anterior, a juicio de Clifton, refleja que la filosofía de liderazgo empresarial de los EUA simplemente dejó de funcionar y quizá por eso la productividad laboral del País ha declinado, por lo cual sugiere que es momento de llevar a cabo un cambió disruptivo como lo fueron en la década de los 80´s los procesos de Six Sigma y el modelo de gestión Lean; y ese gran cambio implica cambiar la cultura de trabajo de las organizaciones.

Por lo cual, Jim Clifton, comparte una breve guía de 6 pasos para transformar la cultura de trabajo:

1. Llamar a una reunión del consejo de administración para proponer el comprometerse a transformar su lugar de trabajo de un estilo anticuado a uno de alto desempeño donde se privilegien las conversaciones.

2. Sumérjase, no solo meta los pies. Pueden permitirse cometer errores e incluso fallos, de cualquier forma el sistema que tienen no es funcional.

3. Cambiar de una cultura de la "satisfacción del empleado" (que mide solamente cosas como cuánto trabajadores están satisfechos con sueldo y beneficios) a una "cultura del coaching" (es decir una cultura que permite desarrollar habilidades, valores y conseguir los objetivos de los empleados) 

4. Cambie de una cultura de "hacer dinero" a una cultura de "propósito y trascendencia".

5. Si tiene 25.000 empleados, es probable que tenga cerca de 2.500 gerentes y líderes en varios niveles. Transfórmelos a todos.

6. Instaure una filosofía de liderazgo donde se privilegie el desarrollo de fortalezas más que el identificar debilidades.

Epílogo.- Seamos inspiradores y sigamos construyendo organizaciones excepcionales.

*foto tomada de: www.dilbert.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

¿Delegar? No, no quiero ser despedido

🟢 Versión audio narrado por el autor disponible en  Spotify  y  Apple Podcasts En términos generales, al hablar de un líder destacamos dos grandes cualidades que todo el que aspire a serlo debe de tener: alcanzar las metas; y, mantener un buen clima organizacional. Y cuando pensamos en cómo desarrollar estas cualidades o competencias solemos citar tres: Conocerse a sí mismo; ser empático; y, saber comunicar. Pero hay una competencia que a veces solemos pasar por alto y que es una de las fortalezas de los grandes líderes: la habilidad de delegar , es decir el proceso para encomendar y responsabilizar a un colaborador de una tarea sobre la que tenemos responsabilidad y cuya realización nos incumbe. ¿Por qué es importante delegar? Básicamente por dos cosas, nos permite crecer dentro de una organización, y le permite a nuestros colaboradores seguir desarrollándose y por ende, también tener un crecimiento profesional. La delegación es la llave mágica del liderazgo;  te permite distinguirte