Ir al contenido principal

Maratón de Napa.


Napa, Ca. Marzo 5, 2017.- Nunca dejo de sentir cada maratón como si fuera el primero, nunca dejo de sentir que cada maratón es mejor que el anterior, y nunca dejo de sentir que cada uno es diferente y especial.

Y si; el maratón de Napa es realmente diferente. Desde el número de participantes —poco menos de dos mil corredores—, la atención a los participantes y el tipo de organización, hasta el gran ambiente amateur que se siente en cada momento.

En la expo del maratón —pequeña y acogedora— los recogimos nuestro numero, camisa, y una mochila de viaje como obsequio. Hay productos conmemorativos para venta, promoción de otros maratones similares a Napa y degustación de vinos y cerveza.

La carrera inicia en Calistoga y termina en Napa. 

Un cuarto después de las cinco de la mañana, los camiones de transporte escolar, fríos pequeños e incómodos —he de confesar— empezaron a partir rumbo a Calistoga, a poco más de 42 kilómetros de Napa. Cuando partimos la temperatura externa era de 4 grados centígrados pero dentro no se sentia mucha mejor, el aire frío se colaba por todas partes y una pertinaz y tupida lluvia nos acompañó todo el trayecto en los camiones hasta el punto de partida, lo que no fue impedimento para ir en una soporífera duermevela.

Al llegar a Calistoga la lluvia continuaba y la oscuridad reinaba en el ambiente, por lo cual la mayoría de los corredores decidimos resguardarnos en los camiones. Veinticinco minutos antes del inicio de carrera mágicamente la lluvia cesó. Un cielo encapotado, una mañana fría y una tenue luminosidad, nos dieron la bienvenida.

Una salida con menos de dos mil corredores suele ser un tema curioso. Cada quién toma su lugar de salida donde prefiriese, en mi caso cumplí el sueño de ponerme exactamente en la línea de salida. Los organizadores a través de dos pequeñas bocinas de pedestal de dudosa fidelidad y un micrófono inalámbrico hicieron un agradecimiento, cantaron el himno estadounidense y dieron la salida.

La ruta es por demás agradable y panorámica, campos de viñedos y grandes construcciones estilo californiano flanquean el recorrido, y aunque las pendientes suelen ser retadoras, los descensos ayudan a compensar el esfuerzo. El frío se mantuvo todo el recorrido, tan solo subiendo unos cuantos grados casi al final. A mitad del recorrido la lluvia volvió por momentos e incluso una fina granizada que lastimaba nos acompañó por unos minutos más allá del kilómetro 30.

Casi al final el cielo se abrió, algunas franjas de sol aparecieron de forma tímida para huir casi de inmediato, pero ya al final, cuando se corre tan solo con el corazón el clima ya no importaba, los viñedos habían quedado atrás y nos enfilamos, a través de un camino que serpenteaba los patios de las casas de la zona, rumbo a la escuela donde estaba marcado el punto final. 

La entrada a la recta final —como suelen ser todas las entradas a meta— fue épica, enfilé solo rumbo al arco de meta, la voz al micrófono anunciaba la llegada de “Rogelio Segovia de México” para inmediatamente y en español, agradecer el que estuviera ahí. Crucé la meta saltando de gusto y alegría; —primera vez que las piernas me dan para eso— había roto mi marca personal; disfrutado el recorrido de forma disciplinada y cumplido la estrategia planteada; Un miembro del staff chocó conmigo las palmas y me llevo un botellín de agua. Me pusieron un protector térmico para el frío y regalaron un rompevientos antes de colgarme en el cuello la medalla de mi sexto maratón.

Epílogo.- ¡Pude hacerlo!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr