Ir al contenido principal

Capital Social.

“Nosotros tuvimos un capital social: Confianza, conocimiento, reciprocidad y normas compartidas que crearon calidad de vida e hicieron un grupo resilente” 
Margaret Heffernan

El desarrollo del talento en las organizaciones es clave hoy en día. Es un tema en boga, incluso este 2016, según la revista Forbes, es el año del talento. La gestión del talento se basa en atraer, retener y desarrollar talento con el objetivo de lograr objetivos comunes en las organizaciones; es decir, tener la persona correcta, en el puesto correcto, en el momento correcto…y con la cultura correcta. El talento es el eje dinamizador de las organizaciones; la cultura es la base que la soporta. Pero… ¿ahí termina todo?

En su más reciente libro, Margaret Heffernan escribe sobre el elemento que a menudo se pasa por alto en una organización eficaz: el capital social.

No todo es tener al talento más competente; o más eficaz, también es de suma relevancia que tengan un sentido y objetivo en común, que compartan ideas y preocupaciones, es decir, que contribuyan al pensamiento del otro, ya que el capital social se encuentra en el corazón de la cultura. 

Suele decirse que ni Messi, ni Ronaldo han ganado una copa del mundo con sus selecciones; sin embargo a nivel club han sido altamente exitosos por compartir determinadas cualidades con sus co-equiperos. Heffernan menciona un estudio llevado a cabo por el MIT, en el cual se comprobó que las organizaciones más exitosas no suelen ser aquellas que tienen a las mentes más brillantes; sino aquellos grupos que comparten tres cualidades.

1. Los miembros de los equipos se dan tiempo para hablar unos a los otros, sin medición de tiempo y sin desperdiciar nada de lo que alguna persona dijo.
2. Sensibilidad social. Los individuos están en alta sintonía unos con otros, aun a los cambios más sutiles en el estado de ánimo y en el comportamiento.
3. Los mejores equipos suelen tener diversidad de género.

Las organizaciones con capital social suelen ser productivas, tener fuertes niveles de empatía, honestidad y ser altamente creativas, ya que la creatividad requiere un clima de seguridad, pero sin creatividad social, la gente no suele arriesgar ideas frescas.

Pero el capital social no se trata solamente de camaradería o alegría. Se trata de trabajo y enfoque, pensamiento crítico y altos niveles de desacuerdo. Entienden que las ideas al nacer, suelen ser defectuosas, incompletas, o realmente malas.

En aquellas empresas que cuentan con niveles altos de capital social la consecución del objetivo primario es claro y común entre los miembros de sus equipos de liderazgo. No se dejan atascados entre sí, tratan de prevenir mutuamente los problemas antes de que surjan, y no dejan que sus compañeros se aíslen o claudiquen.

En conclusión podemos apuntar que “talento + cultura + capital social” suele ser la base del éxito de las organizaciones mas destacadas.

Epilogo Cultural.- La palabra talento proviene del latín talentum; y ésta del griego tálanton, que es el plato de la balanza y su peso. Los romanos calculaban el costo de las mercancías por medio de su peso (de ahí la palabra peso) es decir; de talentos (en el antiguo testamento un talento equivalía a 34 kg). El evangelio, en una de sus parábolas más importantes habla de los talentos (Mateo 25:14–30, Lucas 19:11–27); es decir de la inteligencia y de la aptitud. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr