Ir al contenido principal

La importancia de la capacitación en primeros auxilios para nuestros Colaboradores.

Guanajuato, Gto. Diciembre 28, 2015.- Durante mis vacaciones de fin de año llegué a una tienda de conveniencia de esta ciudad del bajío mexicano y me dirigí al área de refrigeradores; al abrir la puerta de vidrio templado oí el angustiante llamado de una mujer: “Me voy a convulsionar, ¡ayúdame!”. De forma autómata, cerré la puerta del refrigerador y voltee a ver a la señorita que estaba cobrando en la caja. Pensé que probablemente o no había oído el grito; o, por la fecha se trataba de una mala broma del día de los inocentes. Casi de manera instantánea abrí nuevamente el refrigerador y escuché otra vez la misma llamada de auxilio y en ese momento me quedó claro que era verídica y se dirigía a otra persona dentro del cuarto frío de la tienda.


De inmediato me dirigí con la cajera y le comenté lo sucedido sin tener respuesta de ella, por lo que de forma enérgica le pedí que se dirigiera al cuarto frío a revisar que estaba sucediendo. La señorita entró a revisar y al poco tiempo salieron dos personas confirmando que una tercera estaba desmayada y "atorada" entre el producto. Quien me acompañaba se dirigió de inmediato al cuarto frío con una de las empleadas a auxiliar a la victima, mientras la otra señorita y yo hablamos a una ambulancia y a su jefe inmediato. Posteriormente nos dirigimos a proporcionar auxilio a la persona desmayada

La situación se complicó pues la señorita sufría de sobre peso y el cuarto frío estaba obstruido por exceso de producto por lo cual no podíamos moverla; aunado a esto ella entró al cuarto frío sin chamarra ni protección contra las bajas temperaturas por lo cual nuevamente tuve que solicitar de forma enérgica  chamarras para cubrirla y que empezaran a despejar el pasillo. De mi parte me dirigí con la víctima para proporcionar maniobras de resucitación cardiopulmonar (RCP), sin embargo las maniobras de RCP ya no fueron necesarias, pues la señorita empezaba a recobrar el conocimiento al tiempo que me confirmó que no tenía dolor alguno en el pecho y que ya había sufrido este tipo de convulsiones previamente.

Finalmente la ambulancia tardó en llegar unos quince minutos y la historia tuvo buen desenlace. Cuando los para-médicos arribaron al lugar, la empleada ya había recuperado el sentido y estaba sentada y hablando afuera del cuarto frío (la pudimos sacar apoyada en él supervisor y en mí una vez que despejamos el pasillo de acceso y salida de producto).

Aunque este no fue un problema cardíaco es importante mencionar que el 60% de los paros cardio-respiratorios fuera de hospitales se producen frente a testigos. La gran mayoría en espacios públicos; por lo cual es imprescindible iniciar las maniobras de reanimación de forma inmediata para ayudar a la supervivencia de la víctima, pasados 10 minutos, los intentos de reanimación no suelen tener éxito, y si lo hacen, las secuelas neurológicas son elevadas mientras que la reanimación cardio-pulmonar básica realizada por un testigo de forma inmediata puede duplicar o triplicar las posibilidades de supervivencia de las víctimas. 

Estos cursos de RCP básico proporcionados al menos una vez al año a nuestros Colaboradores, más la aplicación de protocolos de emergencia, nos ayudan a auxiliar de forma inmediata a víctimas en caso de emergencias médicas, reduciéndose de una manera considerable, tanto los porcentajes de muertes como las secuelas derivadas del paro cardíaco.

Epílogo.- Esta capacitación médica básica, como empleadores, nos distingue como una empresa socialmente responsable en las comunidades en que interactuamos. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr