Ir al contenido principal

Epílogo de un primer maratón

"Hello complete stranger! I'm proud of you"
...Leído de entre el publico en el maratón de NYC 2011. 

Nueva York. Noviembre 6, 2011.- Eran varios los obstáculos contra los que me enfrentaba ese día al correr mi primer maratón: 

(a) La mayor distancia que jamás había trotado eran treinta y seis kilómetros, sabía que mi cuerpo estaba entrenado para recorrer los poco mas de cuarenta y dos kilómetros pero el hecho era que aun no los había experimentado.

(b) Los secretos de la ruta me eran totalmente desconocidos, los pilotos de automovilismo tienen la oportunidad de recorrer y reconocer días antes el recorrido; un trotador difícilmente cuenta con estos beneficios.

(c) Son cinco los grandes maratones del mundo; Boston, Londres, Chicago, Nueva York y Berlín. De estos el de NYC es el de mayor complejidad por su trazado y altimetría, siendo considerado como el "peor cobrador de todos los maratones". Un paso mas que uno se acelere al principio y las cuestas finales de Central Park se encargaran de cobrarla.

Estos retos o vicisitudes no pueden ser esgrimidos, bajo ningún a circunstancia, como excusas al desempeño, pero como bien lo señala Marciano Durán, los corredores no preparamos las excusas, "pero las tienen todas para el momento en que llegan a la meta...el viento en contra, arranqué demasiado rápido, al final iba a picar pero no quise" las excusas ¡Son parte de nosotros los corredores!.

El día empezó en punto de las cuatro y media de la madrugada; Mi vestimenta consistía en una camisa deportiva térmica, la camisa de la competición, pants y sudadera, gorro,para el frío, guantes y un impermeable amarillo adquirido un día antes. En la "bolsa de transporte de UPS" llevaba mi avituallamiento para después de la carrera.

A las cinco y un cuarto tomaba el metro en la 34 St. Herald Sq. con dirección ala estación del ferry en White Hal St. Ya a bordo del ferry pude disfrutar un espléndido amanecer que pareciera pintado por un amante de esta ciudad; bajo un cielo obscuro y despejado se dibujaban los trazos de la muy comercial silueta de edificios de la ciudad, los cuales iluminados por detrás de un color naranja/rojizo hubiesen sido la envidia del director de fotografía de cualquier película. El clima de ese día parecía haber sido encargado con suficiente anticipación para evitar las sempiternas excusas de los maratonistas; una mañana fría, despejada y un sol radiante que en ningún momento pretendió someter al frío que todo el tiempo estuvo presente.

La espera, desmarañada y ayuno fue mitigado por cientos de miles de beagles, café, té, barras energéticas, fruta y bebidas hidratantes. Un beagle natural, bebida hidratante, plátano y granola fueron mi furtivo desayuno que ayudó a mitigar la espera, la cual sobrellevé acostado en un impermeable transparente de plástico sobre el helado asfalto de la mañana.

Quince minutos antes de las nueve, los "corrales" fueron abiertos para los corredores que teníamos salida cuarenta y cinco minutos después. Aproveché para retirarme los pants; la camisa térmica (si, hubo un momento en estaba -en esa temperatura- con el torso desnudo), y ponerme nuevamente la camisa de competición, sudadera, gorro y guantes; estas ultimas prendas las cuales deseché junto al impermeable poco antes del disparo de salida.

Y de repente, las masa humana nos empezamos a mover rumbo al punto de largada; un himno nacional estadounidense cantado a capela arrancó gritos de emoción de los ciudadanos de éste país y un respetuoso silencio de nosotros los extranjeros con la cabeza descubierta anunciaron los instantes previos de la salida.

"Start spreadin' the news, I'm leavin' today, I want to be a part of it, New York, New York" cantado por Frank Sinatra marcaron -finalmente- el inicio de la carrera. Nada había ya, nada importaba más, solo cuarenta y dos mil ciento noventa y cinco metros por recorrer. La emoción de la gente, el atronador Frank y el puente Verrazano llenaron de lagrimas mis ojos; tenía dos opciones, llorar o correr, afortunadamente me decanté por la segunda.

Ciento de miles de personas apoyando todo el tiempo, cruzar el barrio chino, el mexicano, la fría indiferencia de los judíos ante la carrera que perturbaba su vecindario, las banderas españolas, italianas, portuguesas, la matraca mexicana, el grito de otros corredores connacionales gritando "vamos paisano"; el aliento del "vamos México" del publico al ver mi camisa pasar, helicópteros siguiendo el recorrido, gente ofreciendo plátano, dulces, chocolates, niños con la mano extendida en las orillas gritando "give me five".

Un puente Queensboro capaz de quebrar con su ascenso cualquier par de piernas y quince kilómetros aun por recorrer pusieron a prueba todos mis entrenamientos, todos los carbohidratos consumidos, las fiestas perdidas y la disciplina aprendida. La mente empieza a flaquear, dolores desconocidos empieza a aquejar piernas y brazos, principios de calambres intentan aparecer, en este momento no hay nada, es matar o morir, es luchar y vivir, es una competencia contra uno mismo, es disciplina, disciplina, disciplina, disciplina, el único adversario en ese momento es nuestro pensamiento que clama por abortar la misión, que emplea las peores tretas conocidas incluso por nosotros para justificar el abandono.

Y de repente ahí está. . . Central Park flanqueado de cientos de miles de personas gritando de forma ensordecedora, aturdiendo a nuestro traicionero pensamiento y alentando nuestro ya maquinal trote.

Los letreros se sucede con lentitud y parsimonia uno a otro; milla veinticinco, milla veinticinco punto cinco; milla veintiséis; un kilometro, ochocientos metros, cuatrocientos metros y en la ultima curva, el ultimo ascenso, la meta, una efervescente, azul y anaranjada meta, las lagrimas brotan en esos últimos pasos; los brazos cual resortes contenidos se disparan al cielo y en el corazón un solo pensamiento ha quedado tatuado de por vida.

-¡Lo logré!-

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr