Ir al contenido principal

Chef Margarito.

CHIHUAHUA, Chih. 28 de Junio de 2015. —Buenas noches, mi nombre es Margarito y seré su cocinero esta noche— De pie y frente a la plancha de acero inoxidable, se presentó con elegante cortesía y protocolo nuestro cocinero.


Enfundado en su impoluta filipina blanca rematada con una corbata negra de fular, Margarito, de estatura media, piel morena, con un cutis curtido por la cocina y dos pequeños e inquietos ojos que asemejaban a una inquietas aceitunas inició, con fingida distracción, la preparación del arroz y un cuasi monologo de su vida. Arrojando al aire alternativamente cada una de las dos compactas porciones que tenía frente a sí, compartió a su cautivo público:

—Yo soy del estado de Hidalgo, de un pueblito que se llama Huazalingo; aunque ya no vivo allá; mi esposa y mi hijo viven en el Estado de México, con suerte los veo una vez al año— nos compartió centrando su atención indistintamente en la mantequilla chisporroteaba en la plancha y en nosotros, su público comensal.

—He trabajado como cocinero en los mejores restaurantes de comida japonesa de México; muchos años trabajé en la capital y casi ocho años en Cabos, la última vez que vi a mi familia fue a principios del 2014, después vino lo del huracán en septiembre y pues la chamba se acabó— apuntó mientras continuaba su vistoso espectáculo de malabares gastronómico.

—Luego me vine para Chihuahua, pues mi intención era irme para el otro lado, y ahorrar todo un año, pero así bien fuerte, pues no tengo vicios, ni tomo, ni nada, así que quería ahorrar todo lo que ganara y regresarme con la familia, pero mi hermano me dice que la pasada está muy peligrosa, y pues como no tengo papeles ni visa, ni modo de arriesgarme; así que pues me quedé aquí y aquí ahorraré un poco más; y con eso poder pagar la escuela de mi hijo. Él está estudiando derecho en una Universidad Privada que puso una licenciada que creo es diputada; mi hijo es muy inteligente —apuntó sin fingir su orgullo filial— por lo cual le becan la inscripción, pero aun así pago seiscientos pesos al mes; aunque más caro es el internet para que pueda hacer las tareas—

En este momento Margarito hizo una pausa en la historia de su vida, tomó una cebolla fresca y con su afilado cuchillo cebollero y precisión quirúrgica, empezó a cortarla en aros e inmediatamente a apilarlos en forma de montaña —Saque su celular joven, y póngalo a grabar en cámara lenta y me dice cuando esté listo para enseñarle nuestro Popo— dijo nuestro cocinero al tiempo que vertía un líquido sobre el encebollado Popocatépetl; antes de provocar la gran erupción 

—¿Sabe joven?; no me acostumbro al calor, pero el frio es pero, aquí en Chihuahua es muy fuerte; ¿lo ha sentido usted? — Preguntó sin intención de esperar una respuesta de mi parte al tiempo que continuaba; —El frio es muy fuerte, lo bueno es que mi esposa me envió una cobija y dos cobertores, porque solo tenía una cobija, pero pues ahorita no la necesito— dijo soltando una franca risotada. 

—Bueno joven, fue un gusto cocinar para ustedes— concluyó Margarito haciendo una casi imperceptible genuflexión al tiempo que con pulcritud, terminaba de guardar su vida, sus sueños, su historia e instrumental culinario y de malabarismo. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr