Ir al contenido principal

La Casa Blanca

WASHINGTON, D.C. Octubre 25, 2014.
El mapa del tour de los autobuses turísticos “big bus” señalaba el punto ubicado frente al centro de visitas de la Casa Blanca como uno de los puntos de paradero de la linea roja. Una vez ahí, coincidí con Felipe (Mundo Deportivo) quien también esperaba el mismo autobús. Era el día previo al maratón del cuerpo marines de los EUA y el paseo era una buena opción para evitar caminar en demasía y así no fatigar las piernas un día antes, así que nos pusimos a platicar, y esperar…

Y esperamos 10 minutos.

Y esperamos 15 minutos.

Y esperamos 30 minutos y Felipe prefirió retirarse a su hotel.

Y esperé 45 minutos y el tráfico vehicular se fue reduciendo.

Y esperé 50 minutos; y policías en bicicleta empezaron a hacer cortes en la circulación y a restringir el paso a los peatones, un par de helicópteros efectuaban sobrevuelos en la zona y al poco tiempo aparecieron mas policías en patrullas para bloquear con sus vehículos las calles que cruzaban con la calle donde, desde una banca, “esperaba” mi autobús.

Pocos minutos después de una extraña calma, sin vehículos ni transeúntes, una larga procesión de vehículos negros con vidrios polarizados especialmente reforzados en el frontal empezaron su desfile. Tres vehículos utilitarios tipo SUV con militares armados que dejaban ver sus armas a través de las ventanillas que estaban totalmente abajo iban a la vanguardia; después cinco o seis vehículos similares sin que se pudiera apreciar a sus ocupantes seguidas por un par de ambulancias; en la retaguardia iban tres o cuatro camiones medianos con pequeñas antenas parabólicas en el techo.

Al final de ese día ya no pude tomar el autobús turístico, pero mi boleto me sirvió para conocer, en primera fila, la logística de transporte y seguridad de algún residente distinguido de esa casa presidencial.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

¿Delegar? No, no quiero ser despedido

🟢 Versión audio narrado por el autor disponible en  Spotify  y  Apple Podcasts En términos generales, al hablar de un líder destacamos dos grandes cualidades que todo el que aspire a serlo debe de tener: alcanzar las metas; y, mantener un buen clima organizacional. Y cuando pensamos en cómo desarrollar estas cualidades o competencias solemos citar tres: Conocerse a sí mismo; ser empático; y, saber comunicar. Pero hay una competencia que a veces solemos pasar por alto y que es una de las fortalezas de los grandes líderes: la habilidad de delegar , es decir el proceso para encomendar y responsabilizar a un colaborador de una tarea sobre la que tenemos responsabilidad y cuya realización nos incumbe. ¿Por qué es importante delegar? Básicamente por dos cosas, nos permite crecer dentro de una organización, y le permite a nuestros colaboradores seguir desarrollándose y por ende, también tener un crecimiento profesional. La delegación es la llave mágica del liderazgo;  te permite distinguirte